Charles Heidsieck
165 años de excelencia, 165 años de éxitos

Idas y venidas al Nuevo Mundo, Comienza una gran aventura

En 1851, Charles-Camille Heidsieck, un joven de 29 años, de espíritu libre, creó el que iba a convertirse en uno de los champagnes más premiados del mundo civilizado.

Un año más tarde este aventurero, intuitivo, apasionado y con talento, decide ir a la conquista de América, un mercado todavía virgen. En efecto, el carisma del «caballero-emprendedor» seduce a la élite de la sociedad norteamericana… la fascinación es inmediata.

Disfrutando de la gloria del éxito americano, Charles regresa a Europa. Su Champagne cosecha inmediatamente los mejores reconocimientos y le abre las puertas de las casas reales.

A día de hoy y sin interrupción a lo largo de casi 165 años, los champagnes Charles Heidseick siguen deslumbrando tanto en Exposiciones Universales como a jurados de las distintas competiciones internacionales, donde cosechan numerosos premios y reconocimientos, perpetuando el espíritu y la visionaria filosofía de la persona cuyos vinos llevan su nombre.

Charles-Camille Heidsieck
Favores imperiales
Un honor «único y privilegiado»

En 1859, Napoleón III visita la Exposición de Burdeos. Es en esta ciudad, famosa por sus grandes vinos, donde Charles Heidsieck recibe la primera y única medalla de oro jamás otorgada a un champagne.

El entusiasmo por el Champagne del Emperador es tal que, autoriza a que su retrato figure en la etiqueta de las botellas imperiales.

Este homenaje alienta a Charles a seguir presentando sus vinos en sucesivas exposiciones.

El favorito de la Corte,  Nobleza y Coronas

El binomio boca / oreja hace maravillas. Celebrado por la aristocracia y la nobleza, el champagne Charles Heidsieck se degusta y consume en las Casas Reales. Distinción suprema!

Charles no es solamente el proveedor oficial de la Corte de Napoleón III, sino que inmediatamente es adoptado por la Casa Real de Bélgica y, poco después, por la tan codiciada Casa Real de Inglaterra. Son numerosas las Casas Reales que siguen los pasos de estas tres primeras.

Orgulloso del homenaje a sus vinos por estos prestigiosos y coronados consumidores, Charles decide incluir en sus etiquetas el oro con que las más grandes dinastías visten sus escudos y blasones.

Crayères – UNESCO patrimonio de la humanidad
Exposiciones Internacionales Lugares de consagración universal

Las Exposiciones Universales de la época así como las Internacionales actuales han sido siempre un excelente medio de presentación y reconocimiento en las grandes Capitales del mundo, de la excelencia de los vinos de champagne de Charles Heidsieck, demostrando sin tregua alguna que la competencia profesional y el estilo propio, sin parangón, de sus vinos, no solo han conseguido medallas sino que éstas han sido el justo premio a una reputación y un reconocimiento mundial.

Nuevo siglo y nueva era. Nuevos desafíos, nuevos elogios

Después de las Exposiciones Universales, ha llegado la hora de los nuevos medios de comunicación, cada vez más rápidos y atomizados. Los mercados son como su vino… cosmopolitas.

La crítica de los vinos por los distintos grupos de expertos son, en la actualidad, los centros de influencia. Los champagnes Charles Heidsieck siguen apreciándose de igual forma que antaño y continúan cosechando premios y distinciones, con comentarios positivos y de reconocimiento, en cada evento al que se presentan. Los tiempos cambian, si… pero los premios no dejan de aplaudir la singularidad única de estos grandes vinos.

Maestros de su arte Creadores y custodios

Durante los últimos veinte años y concretamente por no menos de 12 veces durante este periodo de tiempo, los maestros bodegueros de Charles Heidsieck han recibido el prestigioso título de «Mejor Maestro Bodeguero de los Vinos Espumosos del año» en el London International Wine Challenge.

Gracias a su profesional competencia y a su talento, han conseguido este reconocimiento internacional.

Fue en la audacia del fundador y en su rebeldía por salirse de los senderos tradicionales, que cada uno de ellos declara encontrar la inspiración para crear sus propios vinos pero sin perder de vista la filosofía primigenia… el resultado…?

«Grandes Charles» !!!
International Wine Challenge – 2019 Best Sparkling winemakerLa imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es Cyril-Brun_Portray-@CharlesHeidsieck_F.Hatat_-200x300.jpg
«Charles» símbolo un día… símbolo para siempre

Charles-Camille hubiera podido seguir el camino fácil ya establecido, el tradicional en el mundo del champagne… pero no, ésta opción no formaba parte de su propia idiosincrasia. Necesitaba algo más… sus champagnes tenían que ser diferentes… solo cuatro palabras para definirlos :

«Elegancia», «Armonía», «Complejidad» y «Equilibrio»

Los dirigentes actuales, con miras al futuro, llevan consigo una sana ambición renovada, proyectando la visión del fundador a seguir potenciando la imagen auténtica y distinguida que marca la diferencia con los demás.

La historia de la «Maison»se sigue forjando… la aventura de Charles Heidsieck continúa escribiéndose.

Deja un comentario