Un Champagne de Convicción

BRUT MILLÉSIMÉ 2008 CHAMPAGNE CHARLES HEIDSIECK

UN MILESIMADO DE CONVICCIÓN

Untuoso, Gourmand, Potente


La Añada 2008 está compuesta de diez Grandes y Primeros Crus rigurosamente seleccionados por la Maison. Se arma de codicia para seguidamente desplegar toda la fineza representativa de la década de los 2000. A lo largo de la degustación, se afirma, mientras juega con su mineralidad, su intensidad y su bella acidez.

Más allá de sus loables cualidades, posee ya la elegancia de un gran milesimado, un carácter típico de la Maison Charles Heidsieck.

El milesimado 2008 se dará a conocer con el tiempo y más particularmente en la gastronomía puesto que se invita por sí mismo en todas las mesas.

La Degustación 

A la vista: Un color oro amarillo brillante con reflejos verdes y de fina burbuja.

En nariz: La nariz se revela compleja con notas cítricas confitadas y frutos secos. Se aprecian particularmente avellanas y nueces.

En boca: La boca es viva y presta al ataque para bascular sobre una textura más amplia y generosa. Entonces, un descarga iodada y una mineralidad más afirmada se instalan en el paladar.

La bienvenida es un paso largo de boca y se exprime gracias a su bella riqueza aromática. Al final de boca se declinan las notas de caramelo y de cítricos, como el “yuzu ” por ejemplo.

La elaboración


Asamblaje: 
60% de Pinot Noir, 40% de Chardonnay

Composición: 10 Grand y Premier Cru

-Oger, Vertus, Chouilly, Cuis, Verzy, Ay, Ludes, Ambonay, Tauxières, Avenay.

Maduración: 10 años sobre lías

Dosage: 8 Gr./lt.
A Degustar: dentro de 10 años

Notas de Cyril Brun, BRUT MILLÉSIMÉ 2008 CHAMPAGNE CHARLES HEIDSIECK  
‘Chef de Cave’ de Charles Heisieck

La añada 2008 en Champagne – Una añada equilibrada a pesar de una floración afectada por el frío.

La añada 2008 se ha beneficiado de un otoño fresco y seco acompañado de un invierno bastante suave pero afectado por las precipitaciones al llegar a la primavera.

En pleno mes de Junio , justo en el periodo crucial de la floración, sobreviene un episodio glacial que puede potencialmente fragilizar la viña. Los viticultores, inquietos, han podido aliviarse a mitad de setiembre al comprobar la calidad de sus más bellas viñas. Después de una serie de años atípicos, sea por el volumen de sus vendimias, sea por su precocidad, la añada 2008 se inscribe de nuevo dentro de la norma champenoise. Una naturaleza clemente en el transcurso de la vendimia ha supuesto unas uvas maduras y muy sanas.

2008 para Charles Heidsieck

Vuelve a ser una añada “clásica” después de un 2006 exuberante. Las precipitaciones han favorecido el engorde de las uvas sin penalizar la acumulación de azúcares. El regreso del sol a la vendimia a permitido una recogida de uvas con un grado potencial medio de 10g/lt. Los Pinots ofrecen potencia y una bella envoltura, los chardonnays están dotados de una frescura que permite augurar una lenta maduración.

Un regalo excepcional para los grandes admiradores de Champagne